Cómo Superar Momentos de Crisis

crisis

Todos los que hemos emprendido pasamos por al menos uno o dos momentos de crisis. Esos momentos parecen interminables y marcan nuestras vidas sin lugar a dudas. El problema no es fracasar, el problema real es nunca haber fracasado.

 

En la actualidad escuchamos la palabra “EXITO” y se la atribuimos a diferentes cosas. Eso sucede porque el éxito es subjetivo y para cada persona significan cosas diferentes. Sin embargo, a la hora de hablar de éxito resulta inevitable también hablar de crisis o fracasos. Sucede que fracasar es naturalmente la forma que nosotros tenemos para lograr nuestras metas, nuestros objetivos, nuestros sueños. Nadie aprendió a caminar en una sola oportunidad. Necesitamos tropezar y caer varias veces para mantener el equilibrio. Nadie que yo conozca aprendió a andar en bicicleta en un par de horas. Fue necesario lastimarte varias veces para que eso sucediera. Y a lo largo de mi vida he visto a muy pocas personas lograr el éxito sin haber sufrido lo suficiente.

La crisis es algo inevitable en el desarrollo de nuestro crecimiento. Más bien debería preocuparte el hecho de no estar fracasando lo suficiente. Tener éxito en la vida no se trata de hacer las cosas sin equivocarse. El éxito es una actitud con respecto a los fracasos que has tenido a lo largo de tu vida. Entonces… ¿El éxito es una actitud? Claro… Se trata de esa voz interna que nos dice: “No importa que te hayas caído cincuenta veces, vamos a intentarlo una vez más y verás que lo logras” De hecho, las personas exitosas buscan el fracaso, saben que tarde o temprano se encontrarán con él y en ese momento buscan la forma de aprender todo lo necesario para pasar al siguiente nivel.

 

“La crisis es necesaria para que la humanidad avance. Sólo en momentos de crisis surgen las grandes mentes” (Albert Einstein)

 

El secreto de una vida exitosa consiste en dos cosas. La primera de ellas es comprender que nunca jamás debes dejar de crecer. El aprendizaje y el crecimiento constante son claves para ser feliz. Eso quiere decir que nunca dejes de crecer. Así es, o creces o decreces. Tu elijes para que lado dirigirte. Crecer te va a exigir, te va a molestar, te va a hacer sentir incómodo. En segundo lugar, para ser feliz, vas a necesitar ayudar a otros a hacer lo mismo. Seguramente has sentido esa sensación de felicidad cuando ayudas a alguien de forma genuina y desinteresada. Se siente muy bien, verdad? Somos seres creados para ayudar a los demás. Es por eso que debes atravesar las crisis personales de manera responsable, buscando aprender y entendiendo todo como un proceso.

Por último, invitarte a que no desesperes en momentos de crisis. Cómo te comportas en relación al fracaso va a determinar el éxito que tanto buscas. Recuerda: crecer implica equivocarse muchas veces. No pierdas la esperanza, se fuerte, se perseverante. El verdadero éxito es crecer constantemente, por eso una persona exitosa es aquella que ama lo que hace.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*