3 Elementos Para Crear un Hábito

Bien lo decía Aristóteles: “Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”. Crear nuevos hábitos y sostenerlos en el tiempo pueden cambiar nuestras vidas.

 

En otras oportunidades ya hemos hablado a cerca de la importancia de los hábitos. Estos comportamientos sistematizados en nuestra mente que nos hacen actuar de manera automática para hacer un uso más eficiente de nuestra energía. El problema es que aproximadamente el 95% de los hábitos diarios son inconscientes y la mayoría de ellos se han instalado en nuestro cerebro de manera indiscriminada. De modo que, muy probablemente, estemos actuando ante determinadas situaciones de una manera que no hemos elegido, sino que responde a la forma en la que hemos sido programados desde pequeños y en nuestros círculos de influencia.

Como emprendedores que somos, es nuestra responsabilidad aprender a reconocer los hábitos que nos están ayudando a crecer y los que no. La capacidad de reprogramarnos a nosotros mismos nos ayuda a ser personas más eficientes y a lograr los objetivos que nos hayamos propuesto. Es por eso que en este artículo quiero explicarte cuáles son los tres elementos fundamentales para crear un hábito.

1- Conocimiento

Está relacionado al qué y para qué quiero desarrollar un nuevo hábito. Antes de comenzar a enfocar la energía en una acción concreta para poder crear el hábito, debo entender cuál es la finalidad. Es decir, si tengo sobrepeso y un nivel bajo de vitalidad puedo decidir crear el hábito de hacer ejercicio para sentirme mejor y eliminar los kilos de más.

2- Capacidad

En este punto voy a preguntarme cómo voy a hacerlo. Nuestra capacidad de adoptar un nuevo hábito está relacionado con nuestro nivel de voluntad y motivación. Siguiendo con el caso anterior, podría decir que voy a salir a correr 30 minutos por día a las 7 de la mañana. Probablemente al principio te cueste trabajo llegar a una media hora de buen ritmo, entonces puedes comenzar con 10 minutos. A medida que vayas conquistando el hábito, tu capacidad ira incrementándose.

3- Deseo

Tiene que ver con el querer hacerlo. ¿Qué tanto quieres desarrollar el hábito? Para potenciar el deseo puedes pensar en los beneficios que te traería tener un peso adecuado a tu condición y un nivel más alto de energía. Tu nivel de deseo es proporcional a los resultados que obtendrás.

Ahora que ya tienes los tres elementos necesarios para crear un hábito, toma acción. Recuerda que los paradigmas con los que regimos nuestras vidas son poderosos. Ellos crean los cristales o las lentes a través de los cuales vemos el mundo. Por eso identificar malos hábitos es difícil, sobre todo cuando llevas toda la vida con ellos. Sin embargo es fundamental para nuestro desarrollo como emprendedores. Piensa en todos los hábitos malos que tienes en la actualidad. Haz una lista de los tres más pequeños y proponte cambiarlos incorporando nuevas costumbres en tu día a día. Recuerda: los grandes cambios están en las pequeñas cosas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*