4 Pasos Para Cultivar la Perseverancia

perseverancia

Vemos a unos pocos que aceptan el castigo de la derrota como una urgencia de hacer un esfuerzo aun mayor. Pero lo que no vemos es el poder silencioso e irresistible que acude al rescate de aquellos que siguen luchando frente al desánimo.

 

La perseverancia es uno de los componentes más importantes para alcanzar el éxito en cualquier área donde nos queramos desempeñar. Por esa misma razón no quería dejar de dedicar un espacio para hablar de ella. En esta oportunidad te compartiré cuatro pasos que sirven para cultivar la perseverancia en nuestras vidas que extraje de uno de los libros más importantes que escribió Napoleón Hill: “Piense y Hágase Rico”. En este libro también señala que la perseverancia es un estado mental y, como tal, se puede cultivar. Como todos los estados mentales la consistencia se basa en causas definidas, entre las que se encuentran: la definición de un propósito, la definición de planes precisos, el deseo, la confianza en uno mismo, el conocimiento, la cooperación, la fuerza de voluntad y los hábitos.

El autor explica en este libro que una de las debilidades que debemos dominar es el temor a la crítica y al fracaso a la hora de crear planes y ponerlos en práctica por lo que piensen, hagan o digan los demás. En este caso, el deseo por alcanzar el éxito debe ser mucho más fuerte que el temor a la crítica. Por esa misma razón expone también cuatro pasos para cultivar la perseverancia en el proceso de conseguir nuestras metas:

1- Un propósito definido

Que tengas un propósito bien definido y un ardiente deseo de cumplirlo. No basta con definir exactamente qué es lo que quieres. El deseo de lograrlo debe movilizarte y ponerte en acción.

2- Un plan definido

Tener un plan para conseguir tu propósito y expresarlo en acciones concretas a desarrollar de manera sistemática tiene que irremediablemente conducirte cada vez más cerca de tus objetivos.

3- Una mente cerrada a influencias negativas

Debes mantener tu mente cerrada a toda influencia y desánimo negativo incluyendo las sugerencias negativas de parientes, amigos y conocidos que quieran boicotear, de manera intencional o no, todos tus sueños.

4- Una alianza amistosa

Mantener una alianza amistosa con una persona o más que sean capaces de animarte a seguir adelante con el plan para alcanzar tu propósito. Eso potencia el estado mental positivo para que enfoques tu energía en cosas productivas.

 

Una conciencia de la pobreza se desarrolla sin aplicación consciente de hábitos favorables a la misma. La conciencia del dinero, en cambio, se ha de crear, a menos que uno haya nacido en ella. Por eso es necesario trabajar en nuestra mente, en nuestros pensamientos y condicionamientos para poder lograr los resultados que estamos esperando. El temor, que es el peor enemigo de todos, se puede curar con toda efectividad por la repetición forzada de actos de valor. Es decir, hábitos productivos. Elegirlos con mucho cuidado, desarrollarlos dentro nuestro y mantenerlos de manera constante, ese es el secreto.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*